embed embed share link link comment comment
Embed This Video close
Share This Video close
bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark
embed test
Rate This Video embed
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Tags For This Video tags
rate rate tags tags related related lights lights

Fallas 2014. Valencia

Fallas 2014. Valencia

Muchas ciudades se preparan durante todo el año a que llegue su fecha señalada, para celebrar a su patrón y vestir sus calles de color. Pero si hay unas que dan más trabajo a sus habitantes y más preparativos precisan esas son las Fallas valencianas, que conmemoran a San José. Unas fiestas intensas en las que las más variadas gamas cromáticas se pierden finalmente entre las llamas y la pirotecnia.
Son unos días en que las gigantescas figuras conocidas como ninots se apoderan de la ciudad. Además de ambiciosas construcciones, estas esculturas son verdaderas obras de arte en las que muchos creadores invierten su tiempo durante el año para ver reducidas a cenizas. Este desdichado final crea en el espectador una mezcla de pena y euforia ante el retorcimiento de los colosos.
Las fallas son una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Aunque también se celebran en otras poblaciones circundantes a Valencia, es en la capital donde alcanzan su mayor expresión, posicionándose como uno de los mayores atractivos entre las fiestas españolas.
No en vano, son días en que el humor, la imaginación y el espectáculo sonríen a los visitantes en una impresionante exhibición de arte y color. Un resultado perseguido con afán por artesanos, escultores, pintores y otros muchos profesionales que se encargan de crear las obras. Y también por las comisiones falleras que a lo largo de todo el año tratan de obtener ingresos para mantener viva la fiesta y su propio ninot.

Del origen de las Fallas se puede afirmar que se remontan a principios del siglo XVIII. Una teoría dice que los carpinteros hacían quemar sus «parots», unas estructuras en las que colgaban los candiles ya que al llegar la primavera, dejaban de ser necesarios. La Iglesia, para combatir el paganismo de la fecha terminó haciéndola coincidir con la víspera de la festividad del patrón de los carpinteros, San José. Poco a poco, ese parot fue vistiéndose con ropas para adoptar figura humana y entonces comenzó también a aludir a personajes, en un principio del propio barrio.
Así surgió el ninot y posteriormente los aldeanos comenzarían a confeccionar también los catafalcos, de forma que se creaban monumentos con varios muñecos, que de las telas y la cera evolucionaron ya en el siglo XX al cartón piedra.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *